Poesía y Huapango:  un regalo de la vida

Poesía y Huapango:  un regalo de la vida

Juan Jesús Aguilar, poeta, escritor e investigador 

Bajo la mirada de Jesús Guerrero Valdez

En el año de 1942, tras haber concluido su servicio militar Juan Coronel Guerrero, una leyenda dentro del son huasteco, caminó junto con sus hermanos Margarito e Ignacio, desde Pánuco por las vías del ferrocarril hasta el 17 Chijol, y dispuestos a buscar fortuna en el huapango tomaron un tren rumbo a Tampico (1); trece años después, tocó con la “vara” de su violín en la cabeza, al que sería el más importante antologador de las memorias de los trovadores huastecos en Tamaulipas.

Juan Jesús Aguilar León, el escritor, poeta, periodista e investigador, nace en la ciudad de Tampico el 19 de febrero de 1945, fue el menor de 12 hermanos; aseguraba, que desde que tuvo memoria “…la poesía era en mí” (3) y precisamente el amor a las letras y a la poesía lo llevó a enaltecer la tradición y las raíces de la música huasteca.

Fue acaso a mediados de la segunda mitad del siglo vigésimo, cuando ya coincidían Juan Coronel, Inocencio Zavala, el 30 meses; Felipe Turrubiates; Inés Delgado; Bernabé y Rigoberto Calderón; Sirenio Rivera (inmortalizado en un cuento (4) por Rafael Ramírez Heredia), entre muchos nombres más (figuras memorables de generaciones enteras del huapango), en uno de tantos bares o en el mismísimo Bar Comercio (El BarCo), cuando un niño de unos 10 años, quien acompañaba a su madre al mercado Hidalgo de Tampico, asomó “curioso y metiche” (3), por la puerta persiana de madera de un bar, para escuchar y ver a los huapangueros y a los trovadores de música romántica.

“Hubo un violinista que me tocó con su vara en la cabeza — en reprimenda —y me dijo: ¡No te andes metiendo en las cantinas! ¡Fue Juan Coronel!”, narra durante la entrevista en la radio (3).

En el mundo del huapango todo puede ser, y ¿por qué no? Si todo converge en aquel punto mítico de la Huasteca del siglo XX, en el Bar Comercio; lleno de historias maravillosas, rescatadas de la espesa nata del olvido por el revelador espejo de tinta de Juan Jesús Aguilar.

“Realmente fue un regalo de la vida para mí, haberme involucrado en esta investigación, porque pude conocer a gente del siglo diecinueve, — no porque los conociera vivos, sino porque esta gente del siglo veinte, me platicaba de ellos, porque eran como sus padres musicales”, — comenta en una entrevista realizada por la locutora y periodista, Laura Ahumada en su programa Voces de la Huasteca (3).

Quizá uno de los poemarios que le dió mayor reconocimiento y satisfacción, fue con el que  alcanzó el Premio Nacional Efraín Huerta, 2000, por “La gata sobre el tejado caliente”, título inspirado de algún modo por la obra de Thomas Lanier Williams III, mejor conocido como Tennesse Williams. Y donde precisamente en el primer poema, Cat on a hot tin roof, — no se necesita mucho para darse cuenta del guiño a Los amorosos —, rinde homenaje al escritor chiapaneco Jaime Sabines en el “regodeo tonal” al “poema- espejo». Así lo señaló en un pie de página dentro del libro Textos que trajo el viento. 

El también considerado cronista del huapango, además de haber escrito en varios periódicos y suplementos culturales, se encargó de los tomos de Tampico, Cuna de sueños huastecos y de escribir la llamada “Biblia del Huapango” Los Trovadores Huastecos en Tamaulipas. Fue Premio Estatal de Poesía “Juan B. Tijerina”  1999 por su obra “Feracidad del trópico”; Premio Nacional Efraín Huerta, 2000, por su libro “La gata sobre el tejado caliente” y el primer Premio Estatal de Literatura para el Adulto Mayor 2011 por “Del viejo río”, así como ser parte de la colección de Seis poetas en el Metro, con Visiones desde la Aurora, recopilación de poemas publicados en el año 2015, entre otras obras.

Aguilar León, hijo de padres veracruzanos, don Rafael Aguilar Muñoz e Isabel León Ponce, falleció el 4 de enero de 2018, a los 72 años; le sobreviven tres hijos, Evaristo, Eunice y Juan. Lo recordamos hoy como homenaje, a unos días de que hubiera cumplido los 77. 

(1)    Los Trovadores Huastecos en Tamaulipas, Juan Jesús Aguilar León, página 264, primera edición, octubre de 2000.

(2)    Visiones desde la aurora, Juan Jesús Aguilar, Colección Árbol de Luz, Instituto Tamaulipeco para la Cultura y las Artes, primera edición 2015.

(3)    Entrevista a Juan Jesús Aguilar León por la periodista Laura Ahumada, la voz de la huasteca, en su programa de las 17:00 horas Voces de la Huasteca por el 107.9 FM, el 22 de febrero de 2017.

(4)    Cuentistas tamaulipecos del fin de siglo, hacia el nuevo milenio; Sirenio Rivera, Trovador de aquí de la Huasteca, Rafael Ramírez Heredia, Antologías y Homenajes, de Orlando Ortiz, publicado por el ITCA, colección ediciones especiales, primera edición 2000.

Fotografías archivo de Jesús Guerrero. Agradecemos el apoyo para este trabajo al doctor Evaristo Aguilar López.

Redacción

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.